Señales que evidencian que usted es adicto al sexo

Señales que evidencian que usted es adicto al sexo

 

El comportamiento sexual compulsivo, es un tema que debe ser abordado por un profesional en psiquiatría o medicina, trabajar en primera instancia la compulsividad, situar si es un origen biológico o psiquiátrico. Por ejemplo, podría darse en cualquier otra manifestación que no sea sexual. Una persona puede tener pensamientos relacionados con los gérmenes, lavarse las manos una y otra vez, al hacerlo las sensaciones nerviosas desaparecerán un tiempo corto.

Cuando las sensaciones de miedo, ansiedad vuelven a aparecer la persona repite la rutina nuevamente. Un comportamiento sexual compulsivo no cambiará con lavarse las manos por situaciones relacionadas con su sexualidad, por ejemplo, al recurrir a diversas parejas sexuales, sin una sensaciónn placentera, la ansiedad aún estará presente.

Veremos como el tema en si es psiquiátrico o biológico, más que sexológico es por eso que no solemos hablar de adicción sexual como tal, ya que la manifestación es en el área sexual, la persona es compulsiva y puede manifestarlo en varias áreas de su vida, en este caso tiene énfasis en lo sexual.

El abordaje adecuado será requerido con la medicación o farmacoterapia para el manejo de síntomas según el diagnostico médico o psiquiátrico, así como lo terapéutico y sexológico de forma integral.

¿Es correcto hablar de adicción a la sexualidad? Si bien no se descarta, la utilidad de grupos de apoyo, como Sexo Adictos Anónimos (SAA), puesto que es un espacio para hablar sobre la problemática y dar un acompañamiento desde lo psicosocial debe realizarse antes un diagnóstico adecuado, ya que hablar de conductas sexuales repetitivas y deseos sexuales fuertes, tentaciones y fantasías, se toca el tema de lo subjetivo y de lo personal.

El mayor deseo sexual de una persona en relación a otra o el número de veces para masturbarse es muy relativo. De ahí, que muchas veces los medios de diagnostico pueden ser muy subjetivos si no son realizados por especialistas, por ejemplo ¿Qué es mucho o qué es poco?, eso varia de persona a persona.398555

Las personas que fijan su conducta compulsiva sobre algo sexual, lo hacen con fijación obsesiva, exclusiva y específica. Después de realizar la acción les sigue un breve alivio, pero tiempo después reaparece cíclicamente, su vida sexual se desarrolla entre uno y otro pico de ansiedad, por lo que la gratificación es relativa y tensional; es decir, es una descarga sexual que actúa como un ansiolítico de corto efecto.

Veamos un poco más esta conducta sexual compulsivas. Las obsesiones o ideas fijas en contenido sexual que motivan al sujeto a la excitación y el orgasmo son rechazadas en su contexto social. Este es un deseo sexual que al realizar la acción le provoca malestar y si se le pregunta, es como si se sintiera obligado a realizarlo para aliviarse pero sin lograr una satisfacción a final de cuentas.

La sociedad reprueba su conducta por razones de hábitos morales, valores o costumbres. Eso le genera nuevas tensiones que necesitará descargar compulsivamente. Surge así un circulo de sostén, surgen nuevas ansiedades y se repiten nuevas conductas sexuales compulsivas que se perpetuarán si no intervenimos terapéuticamente con o sin medicación, según la necesidad del caso.

Observemos algunas acciones que pueden poner en alerta de que existe una situación de riesgo o bien, se daña emocional o físicamente a otra persona. Pensemos incluso en el contacto sexual con menores o en sitios públicos sin consentimiento, violaciones, voyerismo no consentido o exhibicionismo, por citar algunos.adiccion-sexual-adicto-al-sexo-599so041811

Otros ejemplos que pueden pasar desapercibidos son: la conducta compulsiva de continua conquista con múltiples parejas las cuales desecha rápidamente es claro el daño ya que en muchas ocasiones se tiene una pareja en una supuesta relación de monogamia y de fidelidad, las nuevas parejas son seducidas bajo engaño y no hay una satisfacción después de consumar la conducta. No aplica y será distinto, para aquellas parejas no monogamicas donde hay acuerdo tácito de relación abierta.

Otro ejemplo, es la fijación compulsiva a una pareja inconquistable. La persona idealiza a otra y no existe reciprocidad en el amor, se mantiene una fijación compulsiva y no se le impide dejar de fantasear en esta persona amada.

Autoerotismo compulsivo:

La persona siente un impulso obsesivo y compulsivo a estimular sexualmente sus genitales. Sólo lo detiene la extenuación, el daño a su cuerpo o la presión social porque pese a su acción masturbatoria no puede detener un sentimiento de soledad que incrementa la ansiedad.

¿Cómo reconocer las conductas sexuales compulsivas, (CSC)?

En cada persona debemos buscar los síntomas asociados con desórdenes de ansiedad, depresión y dependencia a la droga y al alcohol.

Las personas con CSC pueden experimentar:

Tensión motriz (temblor, estremecimientos, cefalgias, dolores musculares, desasosiego, incapacidad de relajarse, fatiga).

Hiperactividad autonómica: (jadeo, taquicardia, transpiración, boca seca, mareo, náuseas, diarrea, orina frecuente, dificultad en la deglución)

Hipervigilancia (sentimiento de que están “en el límite”, sobresalto fácil, dificultad de concentración, insomnio, irritabilidad).

La ansiedad es extenuante y desmoralizante. Muchos pacientes con CSC experimentan ansiedad o depresión con alivio sólo por poco tiempo, algunos pueden llegar a suicidarse.

Trastorno de excitación sexual persistente (Persistent Genital Arousal Disorder, PGAD

Si hablamos de un origen biológico encontramos el Trastorno de excitación sexual persistente (Persistent Genital Arousal Disorder, PGAD, antes conocido como Síndrome de excitación sexual persistente, PSAS.sexopicante

La característica es una condición con altos niveles de excitación en órganos sexuales externos en ausencia de estimulo sexual efectivo o deseo. Esto quiere decir que no es el recuerdo de una escena estimulante con la pareja o una fantasía sexual lo que lleva a la excitación. Las personas presentan hormigueo del clítoris, irritación, congestión vaginal, palpitaciones vulvares, presión y dolor, algunas con orgasmo espontáneo, la fase de excitación se vuelve a experimentar sin desearlo o proponérselo, resulta incontrolable e incómodo para quienes presentan este trastorno.

Un diagnóstico como tal deben tener estas 5 características:

a) Excitación genital caracterizada por vasocongestión en órganos sexuales y sensibilidad persistente por un periodo extendido de tiempo (horas a días) y no desaparecen completamente por sí solos.

b) Excitación vulvar no se resuelve a pesar de uno o más orgasmos.

c) La excitación genital se experimenta espontáneamente, es intrusiva y no deseada.

d) Puede activarse no solo por actividad sexual sino por estímulos no sexuales también (vibraciones del auto, etc).

e) Angustia moderada o severa asociada a la excitación vulvar.

Estados asociados con manía, compulsividad sexual o drogas estimulantes excluyen el diagnóstico de PGAD.

Tal como se ha dicho, se puede asociar a estrés y ansiedad entre las mujeres que tenían este diagnóstico, síntomas obsesivos-compulsivos, somatización. Asimismo que este trastorno predispone a la mujer a depresión severa y suicidio.

Si bien requerimos más investigación, solamente como posibilidades: cambios neurológicos centrales, cambios neurológicos periféricos, cambios vasculares, presión mecánica contra estructuras de órganos sexuales, cambios inducidos por fármacos, estrés, etc.

No son conductas sexuales compulsivas:

Cualquier expresión sexual que se realiza con dedicación vivida con placer y seguida de una satisfacción en la cual los involucrados están plenamente de acuerdo y no hay un daño entre quienes se involucran.

El incremento de las relaciones sexuales, al inicio de una relación o el autoerotizarse, autoestimularse o masturbación durante la adolescencia, en la luna de miel o en cualquier etapa de la vida con un estimulo sexual efectivo a solas o en una relación con una pareja respondiente y satisfactoria, siempre y cuando no altere la posibilidad de proyecto de vida, relaciones sociales y otras obligaciones o actividades diarias.

10009960_10203960034748318_9080645778791146660_o
Ana María Mora Arguedas
Sexóloga y Presidenta Asociación Pro Sexología Científica y Vivencial
Tel. +506 22 22 68 06
Luis Enrique Ortega Canales médico sexólogo del Instituto Mexicano de Sexología.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.